13.- Premio de consolación

Estos días hemos estado navegando por aguas del Ártico canadiense, resguardados en un pequeño golfo de la isla de Ellesmere al abrigo de los temporales que azotan el Estrecho de Smith. No fue fácil llegar. Cruzamos las más de sesenta millas que separan Groenlandia de América del Norte con vientos de casi 50 nudos, lluvia helada y vigilando al timón en guardias corridas por un mar repleto de icebergs y témpanos de hielo.

Miguel Gutierrez y Javier Zardoya

Miguel Gutiérrez Garitano, director de la Mars Gaming Expedition, y Javier Zardoya, tras hollar la cumbre virgen del Pico Sin Nombre.

Foto de Javier Zardoya

No fue nuestro viaje más placentero por así decirlo. Cuando bajé a intentar dormir, la zona de camarotes parecía una atracción de feria. Sólo faltaban los banderines y las guirnaldas. Era como querer conciliar el sueño subido a un toro mecánico. Un consejo: no lo intenten en casa.


Las horas fueron pasando más o menos así y -gracias a Dios- finalmente conseguimos llegar a tierra. Pese a que los partes de hielo del Gobierno canadiense apuntaban a que se abría un corredor entre el hielo, finalmente se descartó ir más al norte. La decepción cundió entre muchos de nosotros, que veíamos escaparse muchos de nuestros objetivos largamente planeados como el agua entre los dedos.

Glaciar

Glaciar en la Isla de Ellesmere durante la ascensión al Pico Sin Nombre.

Foto de Javier Zardoya

Pese a ello, merodeando en los alrededores, vimos de escalar algún pico que estuviese todavía virgen en esta isla inmensa, desolada por el frío y los hielos, y donde apenas viven 158 personas repartidas en un territorio la mitad que el español.


Lo conseguimos el día 7 de agosto a las 11 de la noche. Quedó bautizada como la vía vascoaragonesa al Pico Sin Nombre.

A la vuelta al barco, un oso polar estuvo merodeando sigilosamente en los alrededores mientras lo vigilábamos de cerca con las cámaras y el rifle. La noche anterior otro oso rajó nuestra zodiac con sus garras al intentar subirse a ella. Es un premio de consolación a todas luces frente al gran objetivo que ansiábamos todos, sí, sin duda, pero la vida es una lucha constante contra las frustraciones y las voluntades enfrentadas en la que generalmente todos salimos perdiendo; y lo que es peor: muertos.

Oso polar

Un oso polar nada en las inmediaciones del Northabout. Foto de Javier Zardoya

El mítico paralelo 82 seguirá estando ahí, esperando quizás su alcance en otro verano más cálido o menos caótico. También al Polo Norte geomagnetico habrá que buscarle en el futuro por otras latitudes. Después de todo, quizás sea en la mera búsqueda donde reside en sí el gozo de la aventura.

Todo esto lo expresó mucho mejor el noruego Fridtjof Nansen, gran explorador del Ártico y premio Nobel de la Paz: “¿Es la lucha por alcanzar los objetivos lo que hace feliz a la humanidad? ¿De qué sirven los objetivos por los objetivos?… todos desaparecen… Es sólo cuestión de tiempo”.

Oso polar

El oso polar antes de lanzarse al agua. Foto de Javier Zardoya

Oso polar

El oso polar en la bahía donde fondeamos el barco. Foto de Javier Zardoya


ÚLTIMAS ENTRADAS




Oso polar
11 AGOSTO, 2017

13.- Premio de consolación


Estos días hemos estado navegando por aguas del Ártico canadiense, resguardados en un pequeño golfo de la isla de Ellesmere al abrigo de los temporales que azotan el Estrecho de Smith. No fue fácil llegar. Cruzamos las más de sesenta millas que separan Groenlandia de América del Norte con vientos de casi 50 nudos, lluvia helada y vigilando al timón en guardias corridas por un mar repleto de icebergs y témpanos de hielo.

Leer más…





Mike Stewart y Nicoli Litau
11 AGOSTO, 2017

12.- Esperando el siguiente asalto


En la guerra de guerrillas vale casi todo. Nuestro enemigo es el hielo y sabe como usar sus armas. Nosotros también las nuestras. El problema es que estamos en sus dominios, sometidos a sus antojos. Por eso estos días hemos esperado pacientes, reconociendo el terreno donde preparar nuestras trampas y diseñar nuevas emboscadas.

Leer más…





El Northabout, desde el palo mayor
05 AGOSTO, 2017

11.- Rumbo a Canadá


Si uno repasa las expediciones al Polo Norte realizadas en los últimos dos siglos se dará cuenta del variopinto grupo de personajes que han desfilado por estos lares. Durante todo el siglo XIX y parte del XX, los 90 grados latitud norte fueron un codiciado botín para un sinfín de aventureros y soldados de fortuna en busca de un poco de gloria. Sin ser comparable en épocas, métodos y territorios, el Polo Norte desató una fiebre semejante a la que corrió en su día por toda América tras la búsqueda del preciado y siempre esquivo Dorado.

Leer más…





Familia inuit visita el Norhtabout
02 AGOSTO, 2017

10.- Tao Te King


Sólo si se ha estado embarcado o encarcelado durante un buen tiempo se entiende la palabra rutina en todo su amplio significado. Durante las últimas horas, quizás días, hemos permanecido encerrados en los escasos metros cuadrados que ofrece de comodidades el Northabout. Ocho adultos en los poco más de 16 metros de eslora de nuestro barco ofrece una ecuación con poco margen de maniobra. Nadie dijo que fuese a ser fácil. También esto lo sabíamos cuando decidimos convertirnos en prisioneros por voluntad propia.

Leer más…





Northabout
31 JULIO, 2017

9.- Moby Dick


Si estamos de acuerdo en que los más grandes novelistas de la historia fueron los españoles junto a los rusos, también podríamos afirmar que desde su fundación, los Estados Unidos de Norteamérica se subieron al podio literario por méritos propios. Herman Melville sobresale entre estos úlitimos, gracias a que entre otras joyas, parió Moby Dick, esa maravillosa metáfora de la obsesión humana contra los dioses de la naturaleza.

Leer más…





Aitor Basarrate y Nicoli Litau
29 JULIO, 2017

8.- Primera derrota


En el juego de ajedrez contra estos reyes del hielo en el que andamos metidos, hemos sufrido nuestra primera derrota. Era de esperar; quizás nos ayude a entender mejor las reglas implacables de este tablero.

Leer más…





Soriapaluk
29 JULIO, 2017

7.- A las puerta del infierno blanco


Para los antiguos vikingos el infierno era blanco. El fuego y ‘Belcebú’ no habitaban en él; sólo existía hielo y desolación. Su entrada se encontraba en el lugar hacia donde nos dirigimos: el estrecho de Nares. Este corredor separa Groenlandia, la isla más grande del mundo, de América del Norte.

Leer más…





Nicolai Litau, capitán de hielo
25 JULIO, 2017

6.- Artic delicatessen


Upernavik es un islote rocoso rodeado de fiordos que se introducen decenas de kilómetros en la costa oeste groenlandesa.
Alberga apenas a poco más de un millar de personas, pero en estas latitudes tan deshabitadas actúa como centro neurálgico para multitud de familias inuits, pescadores y empresas que trabajan en la costa.

Leer más…





Iceberg
25 JULIO, 2017

5.- Navegando entre icebergs


Han pasado creo que tres días desde que salimos de Upernavik. Las jornadas con sol eterno del verano ártico y el sistema de turnos que nos hemos impuesto provocan una sensación continua de bucle. Comemos cuando tenemos hambre y dormimos entre horas en una peonada que incluye camas calientes. Ahora sé lo que sienten los que viven en un piso patera. Hay tres turnos de vigilancia.

Leer más…





Nicolai Litau, capitán de hielo
23 JULIO, 2017

4.- Rumbo al reino de los hielos


Ya estamos todos. A pesar de la amenazante niebla que podía haber cerrado el aeropuerto, el avión de Nikolay Litau llegó a su hora a Upernavik, donde el resto de la tripulación le esperamos desde hace unos días.

Leer más…





Northabout
18 JULIO, 2017

3.-El heroico Northabout


Finalmente, tras dos retrasos más en los vuelos, conseguimos llegar hasta Upernavik, el pueblo costero donde nos esperan el capitán británico Mike Stewart y Dangerous Dave Cushing. Por la noche pudimos comprobar el porqué de los retrasos: la espesa y peligrosa niebla que siempre acecha en la pista de aterrizaje, construida sobre un islote rocoso entre fiordos.

Leer más…





Beluga
17 JULIO, 2017

2.- Primeros problemas en la aventura de Javier Zardoya al Polo Norte Geomagnético


Tras abandonar el continente europeo saliendo de Copenhague, volamos hasta Groenlandia. La puerta de entrada es la localidad de Kangerlussuaq, donde tedremos que hacer noche esperando la conexión que nos lleve en distintos vuelos internos hasta Upernavik, punto de reunión de todos los expedicionarios y nuestro barco, el Northabout.

Leer más…





Grise Fiord
12 JULIO, 2017

1.- Arranca la aventura hacia el gran norte


La ruta ha comenzado. Meses de preparativos, gestiones y permisos quedarán pronto atrás como meros recuerdos de trámites necesarios aunque farragosos cuando naveguemos rumbo norte. Las próximas horas serán de tránsito entre aeropuertos, hoteles y maletas para agrupar a 8 personas de tres nacionalidades distintas pero con un mismo objetivo.

Leer más…